Vidrio bajo emisivo

Muchos de los edificios existentes en la actualidad e incluso en los más nuevos, se utiliza la energía de forma ineficiente con el objeto mantener la temperatura del interior de la vivienda a un nivel confortable.

Estudios rigurosos aseguran que utilizar vidrio bajo emisivo en ventanas reduce las emisiones de dióxido de carbono, por lo tanto, se puede decir que la cualidad principal de un vidrio “low e” es la mejora del aislamiento térmico.

¿Qué es un vidrio bajo emisivo?

Si nos vamos al diccionario, emisividad es la capacidad de un material para emitir energía radiante. Por lo tanto un vidrio bajo emisivo es la capacidad del cristal de reflejar la energía solar.

Traducido de otra manera más clara, son cristales para ventanas que reducen el calor que se escapa del interior de la vivienda al exterior, a través del cristal, sin que la luz que entra por la ventana se vea afectada.

vidrio bajo emisivo en ventanas

Las propiedades de este tipo de vidrios para ventanas se consiguen colocando una lámina pulverizada en una de las caras del cristal.

Esta lámina puede ser de varios tipos, diferenciándose en la cantidad de calor que dejan escapar al exterior. En función de tus necesidades tendrás que elegir la que más te convenga.

Si vives en España, consigue hasta 4 presupuestos de ventanas con vidrios bajo emisivos de empresas cercanas a la localidad donde vives.

Calcula tu precio online GRATIS

Si hablamos de doble o triple acristalamiento, el aislamiento térmico es mayor. Se reduce la transferencia de calor solar del panel interior (caliente) al exterior (frío) y consecuentemente, la energía calórica que escapa por la ventana disminuye todavía más.

En las imágenes de arriba, a la izquierda se puede ver vidrios de acristalamiento doble con una capa de recubrimiento bajo emisivo y a la derecha un acristalamiento triple con dos capas de recubrimiento bajo emisivo.

También te puede interesar

A tener en cuenta del cristal bajo emisivo

Cuando vayas a pedir información de ventanas al comercio de tu ciudad tienes que tener en cuenta lo siguiente.


El vidrio bajo emisivo mantiene en invierno la temperatura de la calefacción dentro de la vivienda, y de la misma manera, en verano se mantiene el frío del aire acondicionado dentro de las habitaciones.

El problema se produce en verano si tu vivienda está orientada al sur y entra mucho calor solar de fuera, el sol calentará las habitaciones y ese calor no podrá salir, pudiéndose producir el conocido efecto invernadero en tu casa.

Este problema se resuelve combinando el vidrio bajo emisivo con un vidrio de control solar. La ciencia no es exacta y no hay unas tablas fijas para elegir “sólo bajo emisivo”, “sólo control solar”o una combinación de ambos ya que tus necesidades son las que lo determinan. Déjate guiar por tu comercio local.

Deja un comentario