Tipos de ventanas para tu casa

Elegir entre los numerosos tipos de ventanas que existen en el mercado es una tarea relativamente compleja, ya que requiere unos conocimientos especializados que no están al alcance de cualquier persona que va a reformar su casa.

Normalmente nos fijamos más en los aspectos visuales que en los técnicos, pero en este caso las características de las ventanas son determinantes. En este artículo vamos a resumir rapidamente las claves básicas a tener en cuenta para elegir el tipo de ventana adecuada para tu vivienda.

Tipos de ventanas por sistema de apertura

La forma de abrir una ventana además de ser un aspecto funcional también afecta al aislamiento y por lo tanto al ahorro energético de la vivienda. Atendiendo a esta clasificación, los sistemas se agrupan en estos tipos:

  1. Fijas: no tienen mecanismo de apertura, por lo tanto se utilizan en lugares donde no es necesario ventilar. Su función principal es que entre la luz a la estancia.
  2. Correderas: están compuestas de más de una hoja y su forma de apertura es horizontal o vertical (éstas se conocen como ventanas de guillotina), desplazándose por el carril del marco hacia uno de los laterales hasta quedar en paralelo con el resto de la ventana.

    Al abrirlas no ocupan espacio, así que son perfectas para habitaciones pequeñas en las que hay que aprovechar el espacio al máximo.


    La mayor desventaja de la ventana corredera de aluminio es que al no cerrar de forma hermética (menos resistente al aire) con respecto a otros modelos, penaliza un poco el aislamiento.
  3. Abatibles: la ventana tiene un movimiento único, la hoja se abre hacia el interior de la habitación. El problema de estos tipos de ventanas es que no puedes dejar ningún objeto en el ángulo de apertura para que no choque y además son peligrosas para los niños si se dejan abiertas habitualmente.
  4. Oscilobatientes: son las más utilizadas actualmente gracias a su funcionalidad. Tienen dos formas de apertura, batiente (el marco superior de la hoja se abre ligeramente hacia dentro) y practicable o abatible que ya hemos hablado de ellas en el punto anterior.

    Son muy prácticas por que permiten ventilar la estancia sin necesidad de abrir la ventana al completo y otra característica de la ventana oscilobatiente es que consiguen un buen aislamiento.
  5. Pivotantes: formadas por una única hoja cuyo eje de apertura está en el medio de la ventana (eje horizontal o vertical).

    Se utilizan en tejados, buhardillas y sótanos y su ventaja principal es muy fácil limpiar el exterior del cristal al girar 360 grados.
  6. Osciloparalelas: es una combinación entre ventana corredera y batiente.

    Se utilizan principalmente en grandes ventanales y puertas por que facilitan la ventilación sin abrir una superficie voluminosa. Se instalan por ejemplo en terrazas y porches que dan a la calle.
  7. Plegables: en estos tipos de ventanas o puertas las hojas se van plegando en acordeón hasta quedar recogidas, dando sensación de continuidad entre el interior y el exterior. Se pueden ver sobre todo en cerramientos de terrazas.

    Ten en cuenta varias cosas, cuando se recogen ocupan espacio y se recomiendan que sean de aluminio ya que pesan menos y sufren por lo tanto menos desajustes a largo plazo.

Tipos de ventanas por material y vidrio instalado

Antes de nada, lo primero que tienes que tener en cuenta es la situación geográfica de la vivienda ya que afecta de forma considerable en el tipo de ventanas a elegir.

No es lo mismo una casa en una zona de clima cálido, que una de clima frío de montaña, ni una vivienda húmeda en zona costera, que otra seca en el interior, o incluso si la casa está orientada al sur o al norte.

tipos de ventanas

El vidrio y la perfilería configuran la parte más importante en las prestaciones de todos los tipos de ventanas ya que de ellas depende la seguridad y el ahorro energético.

  • Perfiles: son los marcos que sujetan y rodean al cristal, el material con el que están fabricados es la primera decisión que tienes que tomar, los más utilizados hoy en día, con permiso de la madera, son el aluminio y el PVC.
  • Vidrios: la mayor parte de la superficie de una ventana está cubierta por cristal, lo cual quiere decir que el tipo de vidrio influirá proporcionalmente en los parámetros que nos interesa medir.

    Cómo afecta el grosor, el valor-u o el número de vidrios son cosas que tienes que conocer, aunque no lo tratamos aquí puedes consultarlo en el enlace anterior.

Ventanas de aluminio

perfil ventana aluminioEl aluminio es un metal ligero, blando y fácilmente moldeable, que tiene las propiedades de ser un buen conductor eléctrico y térmico.

Para mejorar estas propiedades, hay que mezclarlo con otros metales pudiendo así fundirlo, forjarlo y elaborar elementos estructurales como perfilería de aluminio para ventanas.

Que el aluminio sea un material conductor (el PVC no) es una desventaja que afecta considerablemente al aislamiento térmico y acústico de la misma.

Para solventarlo los fabricantes han ideado un sistema llamado rotura de puente térmico (RPT). Por lo tanto te vas a encontrar dos tipos de ventanas de aluminio:

  1. Ventanas con RPT: la mayoría que se fabrican a día de hoy son de este tipo. Consiste en separar la cara interior y la cara exterior de los marcos de la ventana con un material no conductor o aislante, impidiendo así la transmisión térmica directa de frío o calor y evitando la temida condensación.
  2. Ventanas sin RPT: son más baratas y sencillas. Su problema principal es que no aislan térmica y acústicamente, lo cual es un problema ya se generan condensaciones en el acristalamiento y perfiles de las ventanas.

Ventanas de PVC

perfil ventana pvcEl PVC es una combinación de carbono + hidrógeno + cloro, conocido todo ello como policloruro de vinilo. Este material es excelente para la fabricación de cualquier tipo de ventana de PVC.

La característica principal de estos perfiles es que no son conductores térmicos ni acústicos, al contrario que el aluminio, por lo tanto el material de por sí es la mejor opción para climas adversos.

La calidad de estas ventanas lo marca además del fabricante y las pruebas de calidad que hayan llevado a cabo, el tipo de cristales que pongas y el tipo de apertura.

Entre las características de las ventanas de PVC tenemos que no se oxida o corroen, tienen muy buen aislamiento térmico, son difícilmente inflamables, se limpian fácilmente con agua y jabón y no necesitan prácticamente mantenimiento.

Ventanas de madera

La madera además de la belleza y calidez del material, proporciona un excelente aislamiento térmico y acústico natural. Se instalan sobre todo en lugares con decoración rústica o rodeados de naturaleza.

Su inconveniente principal es de sobra conocido, las condiciones meteorológicas afectan de forma negativa a las ventanas de madera y por lo tanto requieren mantenimiento al contrario del resto de materiales (PVC, aluminio). Si esto supone un problema, tienes que añadir que son más caras.

Ventanas mixtas

Para aquellos que quieren despreocuparse del mantenimiento y no renunciar a la calidez y belleza de la madera, existen unos tipos de ventanas mixtos.

Consiste en un sistema de fabricación que ensambla la parte del perfil interior de madera con un perfil exterior de aluminio o PVC.

El exterior es resistente a las condiciones meteorológicas mientras que el interior es el que ofrece el aspecto decorativo, incluso puedes elegir distintos colores dentro y fuera.

Deja un comentario