Cómo elegir suelos vinílicos o PVC

Antes de comprar suelos vinílicos y accesorios es aconsejable conocer bien sus características para que la decisión que tomes sea la acertada. Puedes empezar pensando estas preguntas: ¿para qué se utiliza la habitación?, ¿quién va a pasar más tiempo aquí? ¿De qué presupuesto dispones?.

Hacer estas preguntas fundamentales y simples te ayudará a seleccionar el suelo de PVC que mejor se adapte a tu hogar. Vamos a ver en detalle qué son, de qué están compuestos y cómo se instalan.

¿Qué es el suelo de vinilo?

Hay que empezar diciendo que el suelo de vinilo es un producto sintético derivado del plástico, es decir, no es madera ni nada parecido en composición. Hay personas que lo llaman erróneamente parquet de vinilo o tarima vinílica.

Si nos remontamos años atrás podemos afirmar que es la evolución del antiguo suelo de linóleo o incluso, algo más similar, del suelo de sintasol (más barato), ya que sus propiedades son parecidas, aunque el vinilo es mucho más resistente y duradero.

Gracias a estas y otras cualidades como su resistencia al agua y un mantenimiento sencillo, son especialmente adecuados en sitios donde hay mucho desgaste por el tránsito de personas y donde se requiere una limpieza constante como la cocina y el baño.

A pesar de todo hoy en día, gracias a que se consigue en su fabricación una imitación a madera casi perfecta, los puedes poner con seguridad en cualquier lugar de la casa, incluso en el exterior del jardín y con calefacción radiante, las opiniones son en general muy positivas.

suelos vinilicos

Suelos de vinilo baratos, el mejor precio al descubierto

Cuando compramos un producto ¿queremos que sea barato o que nos ofrezca buena calidad – precio?, más bien esto último ¿no?.

La calidad y precio del suelo vinílico depende en gran medida de la composición del mismo y la marca del fabricante. En los siguientes apartados podrás conocer más a fondo de qué se componen y por qué son más caros o baratos, así que sigue leyendo.

Independientemente, si necesitas varios presupuestos para hacerte una idea de lo que cuesta la compra del material e instalación del suelo lo tienes bien fácil.

En internet hay empresas que gestionan tu solicitud y se encargan de enviarte varios presupuestos de comercios que venden e instalan cerca de tu localidad.

Lo más increíble es que es un servicio GRATIS y si no te gustan los precios puedes descartar todos sin más, así que ¿por qué no aprovechar esta oportunidad sin moverte de casa?.

Pavimientos vinílicos según su composición

La fabricación de suelos vinílicos varía de unas empresas a otras en cuanto a la composición y las capas, pero a modo general se distinguen dos tipos de productos:

Homogéneos

Son suelos de PVC fabricados en una capa del mismo material, que tiene una estructura uniforme y composición sólida (se ve igual tanto por la parte inferior como por la superior). Como es una sola lámina, el espesor de la misma se corresponde con la capa de desgaste por lo que es muy duradero.

Puede considerarse un producto ecológico ya que su producción consume menos energía, requiere menos productos químicos y pueden ser reciclados al final de su vida útil.

Heterogéneos

Son vinilos para suelos que están fabricados en varias capas, generalmente cuatro o cinco, diseñadas con un propósito específico y que determinan la calidad del pavimento de PVC. Vamos a verlas.

  1. Capa de desgaste: es la que pisas y la más importante, está compuesta de poliuretano que protege al suelo de roces y arañazos y facilita su limpieza.

    Cuanto más gruesa sea, mayor será su capacidad para hacer frente al uso y desgaste diario. Los tienes desde 0,08 mm (para usos poco intensivos, como habitaciones) hasta los 0,3 mm (para salones, baños o cocinas, para uso más habitual).

    En función de tus necesidades tendrás que mirar si es: resistente a las manchas, antideslizante, antimoho, antibacterias y si tiene protección a los rayos uva (decoloración del suelo) y a la electricidad estática.
  2. Capa refuerzo: actúa como una capa protectora adicional a la anterior. Cuanto más gruesa sea esta capa de suelo vinílico, mayor es el rendimiento y durabilidad, ayuda a proteger contra rasgaduras, roturas y agujeros.
  3. Capa decorativa: es una foto impresa que proporciona el color, el diseño y la textura del suelo. Como es una impresión hay infinidad de diseños, tienes vinilos imitación madera muy logrados, pero también los tienes que imitan el mármol, granito, cerámica, etc.
  4. Capa estabilizadora: es la que está en contacto con el suelo base. Proporciona robustez, impermeabilidad y aislamiento térmico y acústico.

    Se fabrica en fieltro (vinilo en rollos) o fibra de vidrio (losetas, lamas) y ayuda a evitar la rotura y mejorar la flexibilidad, cuanto más gruesa y densa sea la capa, mejor será la calidad.

También te puede interesar:

Revestimientos vinílicos según su diseño

Si tenemos en cuenta el diseño de los revestimientos vinílicos podemos dividirlos en tres tipos, la elección entre unos u otros estilos es en gran medida una cuestión de gusto y de preferencias de instalación:

  • Vinílico en rollo: se caracteriza por su tamaño, se venden en rollos de 2 a 4 metros de ancho y el largo puede variar, pero llega a los 20 metros. Este tipo de suelo contínuo es perfecto para cubrir grandes superficies rápidamente aunque sea difícil de manejar en la instalación.

    Su ventaja principal es que no tienen juntas lo que permite que sean muy resistentes a la humedad, además al no tener prácticamente empalmes no se acumula la suciedad en los huecos.
  • Losetas de vinilo: se caracterizan por ser cuadradas, las puedes encontrar en formato de 30×30 cm o 50×50 cm. Las baldosas de vinilo son fáciles de manipular en la instalación por su tamaño y colocación, así que son las más aptas para personas que no tengan mucha experiencia en la instalación.
  • Lamas vinílicas: su forma es rectangular, estrechas y largas (por ejempo 30×60 cm) y pretenden imitar a la perfección las láminas de madera natural o de los suelos laminados. Son las más instaladas en viviendas (casa y pisos) particulares.

Cómo colocar suelos vinílicos

Poner suelo de vinilo no es especialmente complicado si lo quieres hacer por tu cuenta ya no requiere apenas herramientas, simplemente tienes que tener una serie de conceptos claros antes de ponerte manos a la obra.

Lo primero de todo es que el pavimento sobre el que se va a instalar (hormigón, gres, terrazo, etc) esté nivelado, en caso contrario tendrás que verter mortero autonivelante para eliminar las irregularidades.

Vas a encontrar tres formas de instalar suelos vinílicos:

  • Vinílico click: son cada vez más demandados ya que el montaje es rápido y es fácil de reparar, puedes sustituir una sola de las piezas si es necesario.

    Se coloca flotante, sin pegar a la solera, y lleva un anclaje entre las piezas de tipo clic, de la misma forma que los suelos laminados. Este sistema lo encuentras especialmente en los suelos de lamas.
  • Suelo vinílico autoadhesivo: este sistema lo encuentras en suelos de losetas y láminas. En la parte inferior tiene una especie de pegatina, simplemente quitas el papel y vas colocando el suelo adhesivo.

    Tiene la desventaja de que cualquier imperfección en la solera se marcará en el vinilo y que la reparación es un poco más compleja que en los sistemas con click.
  • Vinilos con cola: este sistema se utiliza principalmente para vinilos en rollo. Aplicas la cola y vas pegando el suelo.

Aquí puedes ver un vídeo explicativo de cómo instalar suelo vinílico en una cocina, baño o cualquier otra habitación.

0 comentarios en “Cómo elegir suelos vinílicos o PVC”

  1. me gusta se lo ve facil pero como todo trabajo se lleva su tiempo, estoy interesado como los puedo ubicar personlamente y ver que tan baratos se dice estoy por el vinil rollo pero tambien llama la atencion el de montaje

Deja un comentario